Canal RSS

Poesía

Veo lo que no
se palpar,

la existencia
ausente.

Cine efímero,

palpitante
paisaje carmesí,

imágenes de
un paisaje latente.

De reojo,
viaje vertiginoso.

El ruido de la
máquina

es de un
traqueteo constante

contra las
vigas atravezadas.

En la vida
ausente,

interna,
escondida, tapada

y yo viajera
vertiginosa.

Me duelen
tanto las puertas negras,

la tapada
existencia.

Ni tan solo
puedo hablar.

Me quemo.

Mientras caigo

en el elixir
en tinieblas.

Me quemo y no
hay cenizas,

mientras los
espasmos

me arrojan
precipicio abajo.

No me aguardan
goces,

soy un colmo
de vida.

                                                                                                                                                         Maizal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: